Asociación Alfil

Asociación ALFIL, nació en 1999 como un grupo de auto – apoyo de hombres gays dentro del acompañamiento hacia personas viviendo con VIH, hacia el 2006, Asociación ALFIL, Identidades en Dialogo, se constituye legalmente como una organización no gubernamental, con acuerdo ministerial MIES 0272, cuyo trabajo se centra en la Incidencia Política, Defensa de Derechos y el contexto del VIH / Sida a favor de las diversidades sexuales en el Ecuador.

Asociación ALFIL es un grupo de personas pertenecientes a la diversidad GLBTI, que ha integrado a miembros heterosexuales, de mentalidad abierta y sensibles de nuestra realidad, que se suman a nuestra causa, nuestra organización no es de base comunitaria, sino de servicio hacia la comunidad, inicia sus actividades de defensa de los Derechos Humanos y Civiles de la población GLBTI a partir de 1999 como un grupo gay que trabajaba en sensibilización y prevención del VIH—Sida, incorporándose posteriormente en el 2001 las compañeras lesbianas, mientras que los compañeros bisexuales y transgéneros lo hacen en el 2002; culminando con la integración de los heterosexuales en el 2003.

Actuamos mediante el voluntariado desde el sector civil y con el apoyo de organizaciones de cooperación nacional e internacional que apoyan nuestras iniciativas y servicios gratuitos comunitarios tendientes a asistir y brindar un espacio con calidad y calidez, de otro lado, propiciamos espacios de inclusión a través de propuestas culturales, académicas y de incidencia, participando con demás actores sociales, en la construcción de caminos que fomenten la no discriminación hacia las poblaciones de gays, lesbianas, bisexuales y personas trans en el Ecuador.

Las actividades más relevantes impulsadas por ALFIL, son comprometidas con el trabajo político en pro de la igualdad sin discriminación, el trabajo social, el bienestar de la población GLBTH (Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans y Heterosexuales) y la integración del abanico GLBTI como un elemento óptimo para el fortalecimiento de nuestra lucha conjunta como población de sexualidad diversa en el Ecuador, consideramos que el diálogo real y sin condicionamientos, en el cual el ceder de las partes sea un ejercicio saludable para el establecimientos de acuerdos.