Asociación Alfil

17193899 1297778020302536 1923957594 o

 

La historia reivindicativa de la mujer en Ecuador y en el mundo, esta colmada de luchas por la equidad de derechos que han implicado el sacrificio de vidas humanas, muy en especial nos remontamos al 25 de marzo de 1911 en New York donde fue el desastre industrial con más victimas mortales en la historia de esa ciudad y el cuarto en el número de muertes de un siniestro industrial en la historia de los Estados Unidos. El fuego causó la muerte de 123 trabajadoras de la confección y 23 hombres que murieron por quemaduras provocadas por el fuego, la inhalación de humo, o por derrumbes. La mayoría de las víctimas eran mujeres jóvenes inmigrantes de Europa del Este e Italia de entre catorce y veintitrés años de edad. La víctima de más edad tenía 48 años y la más joven 14 años.

La fábrica normalmente empleaba a 500 obreros, mayormente mujeres jóvenes inmigrantes, con un horario de nueve horas diarias más siete los sábados, que ganaban, por 52 horas de trabajo a la semana, entre 7 y 12 dólares, equivalente en 2014 de 166 a 285 dólares la semana, o 3,20 a 5,50 dólares por hora. La tragedia se debió a la imposibilidad de salir del edificio en llamas puesto que los responsables de la fábrica de camisas habían cerrado todas las puertas de las escaleras y las salidas, una práctica común para evitar el hurto de mercancía.

El desastre en la fábrica textil Triangle Shirtwaist obligó a importantes cambios legislativos en las normas de seguridad y salud laborales e industriales y fue el detonante de la creación del importante Sindicato internacional de mujeres trabajadoras textiles (International Ladies' Garment Workers' Union) que lucharía por mejorar las paupérrimas condiciones laborales de esos tiempos. El incendio ha marcado la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, después conocido como Día Internacional de la Mujer, que se conmemora el 8 de marzo.

En nuestros días el Paro Nacional de Mujeres surge como iniciativa de organizaciones feministas en Latinoamérica y Europa. Se busca que este miércoles 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se sienta cuánta falta hacen ellas. Y claro, cómo el mundo se detiene si las mujeres, que lo mueven, deciden parar. Por ello se rechazan obsequios o felicitaciones el 8 de marzo, con eso no se olvida la brecha salarial ni que a diario nos matan, el histórico complejo de superioridad del hombre sobre la mujer que sigue pesando hasta nuestros días y que en el caso de la mujer trans, la estigmatiza doblemente al renunciar a ser hombre, renuncia a sus "privilegios" que una sociedad heteronormada posiciona al hombre como genero supremo del patriarcado dominante.

Para las organizaciones que integramos en Latino América y El Caribe la coalición REDLACTRANS, mantenemos la demanda constante en el sentido de que los gobiernos de la región mantienen una deuda pendiente con la población de mujeres trans, somos consideradas aún ciudadanas de segunda clase ya que no somos reconocidas como mujeres legalmente a excepción de países como Argentina o Uruguay, esta situación hace que nuestros derechos ciudadanos se limiten y que al momento de reclamar ante la justicia que se proceda a nuestra legitima defensa por causa de la vulneración de nuestros derechos, no existe marco legal por delitos por femicidio que son delitos de género u odio.

Las mujeres trans en LAC somos marginadas del común de los trabajos al cual pueden acceder las personas cisgéneros, nos agreden físicamente sin poder obtener justicia efectiva y nos asesinan sin que a la sociedad o al Estado le importe el hecho de que la justicia no llegue para nosotras que también somos mujeres y que sufrimos el embate de una sociedad discriminatoria e indiferente a nuestras vidas, somos mujeres y hoy paramos por nuestros derechos, honrando a ligerezas que lucharon con alma, vida y corazón, por las que hemos tomado la posta y anhelamos que las nuevas generaciones de mujeres no sufran por lo que todas las mujeres sin excepción hemos transitado, las mujeres trans Unidas y Organizadas por la Ley de Identidad de Género en América Latina y el Caribe.

Rashell Erazo, Referente Nacional de Ecuador de RedLacTrans

Presidenta de Asociación ALFIL